lunes, 31 de julio de 2017

Te lo mereces

Te lo mereces todo, mi amor, por todas tus muestras de cariño, de comprensión, de amor...

Te mereces que el mar arrastre hasta tus pies las más bellas conchas,
que la luna te haga cosquillas tras los ojos de un gato.

Te mereces arenas blancas, aguas turquesas, islas lejanas,
surcar el Sena y vino blanco en las alturas.

Te mereces aguas calientes en días de frío
y  bachata y besos en las noches de amor.

Tu sonrisa merece un gato negro de anfitrión
y tus ojos, la certeza de ser amada toda la vida.

Te mereces que tu alma sea regada por palabras escritas solo para ti
y  que tu piel sea el destino de caricias sin fin.

Tu amor lo merece todo, lo que ya tienes y lo que sin duda vendrá.

Te mereces esto y mucho más, mucho más.






martes, 14 de febrero de 2017

Tienes una carta...

14 de febrero de 2017

Amor mío,

Cuánto deseo durante todo el año que llegue este día para poder decirte de una forma un poco más especial lo que siento por ti, todos los días, todas las horas.

Sé que sabes lo que significas para mí, que eres la dueña de mis días, la musa de mis noches. Sin embargo, en los días de cansancio y obligaciones es cuando más siento la necesidad de hacértelo sentir, de llegarte al corazón. Y quiero que recuerdes estas líneas cuando llegan esos momentos. No olvides nunca que cada uno de mis músculos se mueve por ti, mis sentidos sienten por ti, que mi piel solo espera estar cerca de la tuya, que mi corazón late por ti, que su onda Q es una forma de dibujar un corazón enamorado.

Has hecho algo tan grande conmigo que ni tan siquiera puedo explicarlo. Lo que hemos construido con nuestro amor es algo tan hermoso y tan íntimo que solo tú y yo conocemos su medida. No sabes cuánto te quiero, cuánto te deseo, cuánto te admiro, sobre todo esta capacidad tuya de encontrar lo bello en las cosas pequeñas, de hacer de una fotografía un recuerdo indeleble, de encontrar el detalle preciso para el momento preciso. ¿Qué más puedo pedir, si sentado en el sofá, miro a la izquierda y veo que con tu índice izquierdo te secas tímidamente una lágrima y descubro que es porque a mi derecha nuestros chicos están en plena sesión de cariños? Cuando me regalas momentos así, me pregunto si estoy soñando.
Pasa el tiempo y veo que cada vez necesito menos, si tú estás conmigo. No necesito nada que no seas tú, pero al mismo tiempo a ti cada vez te necesito más. Necesito tu presencia, tus palabras, tu consejo, tu sonrisa, tu ilusión, tu piel, tus besos. Pero sé que estás conmigo, que este corazón recibe cada día la energía necesaria para latir por ti y por todo el tiempo que esté dispuesto a latir, que será mucho. Y esta certeza, que también es rubor, me convierte en el hombre más dichoso del mundo.

Te quiero,

domingo, 1 de enero de 2017

Feliz 2017




Querido 2017:

 Te pido felicidad para todo el mundo, sobre todo para todos los seres que quiero, teniendo en cuenta que la felicidad es lo más parecido a esta foto.
Para mí, no te pido nada, que 2016 te lo ha puesto muy difícil...

sábado, 3 de diciembre de 2016

Corazones




Que nunca nos falten corazones, mi amor. Ni a ti el  mío, ni a mí el tuyo.
Que los corazones inunden nuestras vidas como ya lo hacen desde hace tiempo.
Corazones con sabor a canela, a cayena y a paella de domingo.
Corazones que lluevan sobre nuestros días de trabajo,
Corazones con brillo de luna.

Que nunca nos falten corazones, mi vida. Ni a mí el tuyo, ni a ti el mío
Corazones con olor a olas bravas,
Corazones de invierno, corazones que nos ronroneen al oído.

Que nunca nos falten corazones con los que seguir construyendo lo más bello que tenemos.
Corazones que rieguen nuestras almas cuando  lo necesiten
Corazones como espejos que nos muestren todo lo que sentimos.
Corazones de luna y gato,
corazones como cielos de nuestras noches,
corazones que nunca se agoten, corazón.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Nilo



Nos has cautivado desde que hace un mes decidiste acercarte a la mano de ella y pedirle que te subiera. Hiciste la mejor elección de tu corta vida, y ella tampoco se equivocó. Nilo, eres un canto a la vida. Eres la encarnación  de lo sencillo y al mismo tiempo de lo más sofisticado. Desde tu fragilidad, lo vives todo tan intensamente que tu belleza se multiplica hasta el infinito. A todo lo que haces le imprimes tu sello de pasión, de entusiasmo, de vitalidad, de fuerza. Cuando maullas, lo haces como si fuese la última vez. Cuando comes, devoras. Tus ronroneos son como suaves truenos. Tus juegos son auténticas cacerías selváticas. Tus siestas al sol son vacaciones caribeñas. Tu pelaje naranja es como el destello de una aurora boreal. Tus momentos dulces con tu inseparable Osiris son como lunas de miel. Y cuando buscas nuestro cariño, logras sacar de nuestros corazones lo que casi nadie consigue. Y es que es precioso descubrir que toda la sabiduría del universo, todas las grandes lecciones sobre la felicidad y toda la ternura caben en tu cuerpecito...

sábado, 30 de julio de 2016

Felicidades

Cada año, más especial, más te quiero, más vivo por ti, más soy tuyo.
Felicidades, amor mío:


lunes, 25 de julio de 2016

Maullamos por ti...

Esta noche he sentido tanto tu presencia que hasta un escalofrío me ha recorrido toda la columna en esta calurosa noche de julio, mientras miraba las estrellas desde la terraza. Me gusta sentirte en la distancia, porque te siento tan cerca como cuando te abrazo cada mañana, cada noche. Tengo un recuerdo de tus manos sobre mi espalda dentro del mar. Era la primera vez que nos bañábamos juntos en el mar. Cuando sentí aquella caricia, cerré los ojos, me volví y te besé. Hoy, tras el escalofrío, he cerrado los ojos pero al abrirlos no te he podido besar y  la sensación se ha convertido en necesidad.

Necesidad de ti, de tu presencia, de tu sonrisa, de tus cosas, de tu piel, de compartir contigo un fin de semana de playa, una tarde de piscina, una copa de vino, una cena de salmón. 

Siempre he estado convencido de que vivo para ti  y por ti, porque así me lo dice el corazón. Y estos días, no es que me faltes, es que sin ti dejo de ser yo. Pero, afortunadamente, sé que no estoy sin ti, que estoy contigo y tú estás conmigo. Y algo mágico ocurre cuando Osiris maulla delante de nuestra cama, porque mi respiración se acompasa a la suya, y mientras nos miramos a los ojos, descubro que los dos maullamos por ti...


domingo, 14 de febrero de 2016

Tu carta

Amor mío,

Quizá este invierno no esté siendo lo frío que nos gustaría, ni los vientos soplen siempre en la dirección de nuestros deseos. Tampoco mi palabra escrita, que siempre quiere ser caricia para tu alma, ha sido nada abundante. Y eso es lo que más me reprocho, porque no ha sido por falta de inspiración ni de deseo de hacerlo, sino por la sensación de perder cualquier minuto cerca de tu piel.

A pesar de todo esto, mi vida, quiero que entiendas que mi corazón está lleno de ti, siempre, en cada minuto de cada día, de cada noche. Quiero que sepas que ni la meteorología adversa ni cualquier otro obstáculo puede con todo lo que siento por ti. Quizá, últimamente, te he manifestado mi amor más como entrega y dedicación hacia todo lo que te importa que hacia ti misma. No sé si acierto siempre, pero, la realidad es que mi amor es por ti. Mi pasión es por ti. Mi vida es para ti. 

Eres toda la ilusión de mi vida y te confesaré, si es que ya no lo sabes, que las olas de un mar bravo rompiendo en la costa solo me hacen pensar en tu piel pegada la mía, que la luna es un recordatorio de cada beso que me ofreces, que cuando veo un gato cruzando la calle, es tu silueta la que imagino, que cuando acaricio a Osiris, estoy cultivando nuestro amor más profundo.

Recuerda que, a pesar de los martes, a pesar del calor de este invierno, mi corazón busca tus ojos, mis ojos buscan tu piel, mi piel busca tu alma de la misma manera que la luna busca a las olas, como las olas buscan cadenciosamente las rocas, como los gatos buscan calor, como Osiris nos busca a los dos.

Te quiero,

sábado, 19 de diciembre de 2015

Aniversario

Conoces lo más profundo de mi corazón, y cuando lo miras, es como un espejo donde sólo puedes ver tu rostro,  porque no cabe nada en él que no seas tú... Hace un año, hoy y siempre.



jueves, 3 de diciembre de 2015

Un milagro


Lo que ocurrió aquella noche fue un milagro. No existe otra explicación. Algo estaba de nuestra parte, porque estar los dos en aquel momento y en aquel lugar era algo absolutamente inesperado. Yo no imaginaba que existías, y tú decidiste acudir allí.Y se produjo el milagro: milagro fue tu viva conversación, tu sonrisa en los ojos, tu cercanía y tu distancia, tan inconscientemente calibradas, que eran todo un misterio. Y es que el misterio es el mundo de los milagros. Aquellos momentos venían del mundo de lo único, de lo irrepetible. Aún viviendo mil vidas, no se podría volver a ocurrir lo que aquella noche ocurrió.


Y este milagro crece día tras día, se fortalece con el tiempo, cuando me preguntas cómo estoy al verme cansado, cuando te acuestas buscando mis brazos, cuando sonríes en la puerta de casa mientras espero el ascensor. No hay nada más bello que mimar un milagro y me encanta hacerlo a tu lado: recordarlo con frecuencia, quitarle las hojas feas, regarlo con cariño, darle el calor que necesita, salpicarlo de alegría, alimentarlo con caricias, tratarlo como lo más sagrado, celebrarlo cada año, cada mes, cada día, cada segundo porque nada hay más importante que nuestro milagro....

sábado, 10 de octubre de 2015

Vivir contigo...

Nací para vivir contigo, para amarte, acariciarte, cuidarte como a una reina.
Vivo para estar junto a ti, día tras día, noche tras noche, año tras año.
No es que comparta mi vida contigo, es que tú eres mi vida.
Gracias por este año en el que he vivido las cosas más bonitas que se podían vivir, gracias por todos tus gestos, toda tu entrega. Gracias por hacerme el hombre más feliz del mundo. Te quiero.

jueves, 1 de octubre de 2015

Ronrón

La miraste a sus ojos. Ella buscaron los míos. Y se produjo el milagro. Desde ese momento mágico, ya nada es como antes. Me has permitido conocerla como nunca la había conocido. He visto el brillo de sus ojos de una forma diferente, fuera de los míos y a la vez dentro de mi corazón.  Tu presencia ya no es solo una presencia, es la sensación de que has completado el hogar, de haber puesto el eneldo en la ensalada, el caramelo en el flan, la canela en el café.

Siempre supe que llegarías, pero nunca imaginé ni cómo ni cuándo. Te esperaba sin conocerte, te deseaba sin imaginar lo que nos ibas a dar, ni saber donde aparecerías. Eras lo que faltaba. Tu ausencia no hacía ruido pero, una vez que has llegado, tus pasos, tus juegos, tu mirada, tus llamadas son, en cierto modo, como la auténtica alma del hogar, como un fuego de chimenea perpetuo, que al llegar a casa calienta el corazón con su mirada. El alma del hogar que  siempre está ahí, silenciosa, mimosa, tranquila o agitada, pero siempre pendiente de todo lo que no importa, como para recordarnos lo que los demás, a veces, olvidamos.

Me gusta verte en sus brazos, acurrucada al lado de su cadera, retozando por sus tobillos en la cocina, siguiendo la pelota que te lanza. Cuando estás con ella y ella contigo, es como si mi corazón olfateara un trocito del paraíso. Y me pregunto, todavía asombrado, que he hecho en la vida para merecer su corazón, para merecer tu ronrón...


viernes, 31 de julio de 2015

Felicidades y algo más...

Es día para felicitarte, y sin embargo mi corazón me dice que eso no es suficiente. Me pide ofrecerte gratitud. Agradecerte todo lo que vienes demostrando día tras día. Agradecerte todo lo que me haces sentir, desde el momento del despertar hasta que el sueño nos atrapa. Agradecerte todo el amor que das, todas las muestras de cariño, todas las sonrisas, y toda la comprensión y el apoyo que siento en ti cuando la vida se endurece en según que circunstancias.

Eres toda mi vida. Cada día que pasa me siento más enamorado, más entregado y aunque el verano no sea tan cómplice con nosotros, quiero que sepas que mi corazón late por ti con 30º con la misma ilusión que en diciembre.Que mi piel espera y busca la tuya desde el mismo centro del corazón.

Te adoro, mi vida, y por eso, estas felicidades van acompañadas de un agradecimiento y ya puestos, con esta canción.

jueves, 18 de junio de 2015

Un invierno y una primavera.

Deseaba paralizar el invierno, porque no sabía todavía que la primavera a tu lado entraría de otra manera. No sabía que las flores crecerían acompañadas de besos acompasados al ritmo de nuestros juegos, que mi cumpleaños duraría tres semanas, que el calor llegaría con una alegría que nunca había sentido, que tu entrega rebasaría todos mis deseos, que nos bañaríamos en otras aguas, que nuestra terraza se convertiría en un templo de paz y armonía, que los gatos serían mucho más que unos amables vecinos.

No sabía que las flores negras, que también han crecido esta primavera, a tu lado se volverían rosas con tal solo mirarte a los ojos. No sabía que serías la jardinera de mi corazón también en primaveras de flores negras.

Vivo para nuestros momentos, ya sean de invierno o primavera, de salmón o de ensalada de pasta, de sofá o de césped, de pasión o de cansancio compartido. Vivo para que sea cual sea el momento, vivirlo contigo, sabiendo que nadie nos robará la noche, que mis dedos podrán posarse sobre tu hombro, que mis labios podrán pronunciar un "te quiero" antes de que el sueño nos atrape o nos olvide. 

Un invierno y una primavera muy cerca de ti. Y mi único deseo es vivir todos mis inviernos y todas mis primaveras muy cerca de ti.

domingo, 15 de marzo de 2015

Mantequilla dulce

Fuiste como la mantequilla dulce, endulzando cada mañana los desayunos.
Mantequilla dulce cuando llegaste, de forma tan mágica, que la ilusión de una niña era tu forma de decir que eras tú, que ibas a ser suave, amable, tierno.
Mantequilla dulce que se derretía entre nuestros dedos, ofreciéndonos el sabor de lo pequeño.
Viajaste en nuestro coche, comiste en nuestra mesa, dormiste en nuestras manos.
Y al final, te has ido como la mantequilla dulce, fundiéndote una última vez en sus manos.
Permanecerás pegado en nuestros corazones, como la mantequilla dulce lo hace al calor de tu recuerdo.

sábado, 14 de febrero de 2015

Tu carta...

14 de febrero de 2015

Amor mío,
Durante todo el año espero este momento especial para, no que sepas lo que siento puesto que ya lo sabes, sino para que sientas conmigo todo lo que siento. Y durante todo el año, día tras día, noche tras noche, me das miles de motivos para que este amor sea cada vez más intenso, más seguro si cabe, y más bonito. Todos esos motivos me hacen sentirme un hombre feliz, un hombre amado, muy amado y sobre todo, bien amado.

Sabes que te amo como nunca imaginé que se pudiera amar. Quiero que lo sepas, pero sobre todo que lo sientas, que sientas que mi amor está en el aire que respiras, en la copa de vino que te sirvo, en cada tarea de nuestro hogar mejor o peor hecha, en mi mano sobre tu rodilla cuando conduzco, en mis labios sobre los tuyos, en mis dedos sobre tu piel.

No me equivocaba cuando, en mi primera carta, te llamaba maga. Haces magia conmigo cada día, cuando consigues mi sonrisa en los momentos blandos, cuando adivinas mis pensamientos, mis estados de ánimo, cuando, estando a tu lado, haces que descubra cosas nuevas cada día, cuando conviertes cualquier lugar en un paraíso, cualquier momento en algo inolvidable, cuando por la mañana consigues que mi cuerpo se despierte antes de que yo salga del sueño.


Quiero que estas palabras sean de amor, pero también de gratitud y entrega. Nos lo hemos dado todo, este año ha sido el colofón de nuestra entrega y quiero agradecértelo. La entrega es lo más grande que se puede llegar a sentir cuando se ama como nos amamos. Y gracias a ti, llevo grabado este sentimiento en el corazón en cada momento, hasta tal punto que muchas lágrimas de las que vierto, son por la intensidad de nuestra entrega, por la felicidad de poder compartir contigo algo tan profundo. Y solo puedo agradecerte esto con estas líneas, con un beso y con un… TE QUIERO.

viernes, 13 de febrero de 2015

Soria, te espero...

En estos días en los que el ruido intenta invadir hasta el último rincón de los corazones, Soria se presenta como la garante del silencio tan ansiado, del frío que nos calienta. Y antes de llegar, el alma del poeta trae a mi memoria estos versos que escribió, allí en Soria, sintiendo probablemente, cosas muy parecidas a las que yo siento...

"desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantas a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos
y escucho solamente, entre las voces, una..."

domingo, 1 de febrero de 2015

Pensar...

Pensar en ese día en que tu sonrisa fue eterna, en unas flores rojas, en ese beso que no acaba, en tu cuerpo ofrecido en una noche de bodas, en un vermuth en la ciudad de los amantes, en una navidad tan diferente al resto de las navidades, en el vuelo deseado tanto tiempo, en el té matutino que no es un desayuno, en los demás tés que han sorprendido a nuestros sentidos, en las largas caminatas cogidos de la mano, en la brisa de un mar lejano sobre tu rostro, en los rincones descubiertos, en los gatos en tus brazos, en las gaviotas volando hacia tus manos, en el calor de una bañera tras un día de auténtico invierno, en la nieve inesperada bajo tus pies descalzos, en las risas compartidas, en tu comprensión ante mis reacciones de hombre enamorado, en los rayos de sol en la terraza, en el momento en el que te pintas las uñas, en ese rincón del salón, convertido en altar donde nuestros corazones cenan amor y ternura, en todos los detalles que surgen de tu alma, en cada vela encendida como si fuera, al mismo tiempo, la primera y la última, en este nuevo hogar que cada vez lo es más, y sobre todo, pensar en el momento en que tu piel se une a la mía, en el que mis manos se pasean por tu espalda mientras siento tu mejilla sobre mi pecho.
Pensar en todo esto es alimentar el corazón, es vivir  lo importante, es colocar la vida en su centro, es entender que el resto de pensamientos son solo eso... el resto.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Sí, quiero

Sí, quiero poder hacerte feliz mientras viva.
Sí, quiero seguir sintiendo tu piel al caer el día.
Sí,  quiero entregarme en cuerpo y alma.
Sí,  quiero que seas mi principio, mi camino y mi final.
Sí,  quiero que tus pasos se unan a los míos,
Sí,  quiero que mis pasos se unan a los tuyos.
Sí,  quiero amarte como te amo, sentirte como te siento.

Sí,  quiero darte mi sí quiero, para siempre....


miércoles, 3 de diciembre de 2014

No sé

No sé si fueron las yemas de sus dedos sobre mi espalda a la orilla del mar,
o aquel beso teñido de azul entre las montañas.

También pudo ser el calor de su piel, en la  lluvia otoñal
o sus ojos encendidos ante un mar, que nos quiso mojar.

Quizá son sus labios, cuando me hablan de amor
o su entrega en lo que hace, para hacerme feliz.

No sé lo que es, porque son tantas las cosas que me llevan a amarla,
que mi corazón no podría dar una sola respuesta.